viernes, 25 de junio de 2010

PALOMO, LA MASCOTA DE CORDOBA 2016 QUE NUNCA SERÁ.



Asín, con su sombrero cordobés, su capa y su bastón , PALOMO sale todos los días a dar una vuelta por los agradables parques cordobeses a tapear unas buenas migas de pan, cortesía de los generosos ancianos y niños , que tanto disfrutan dando de comer a nuestros plumíferos amigos.
Hay veces que se hace bola en el gaznate, entonces nada mejor que meter el pico en una de las numerosas fuentes que por suerte abundan en la ciudad, aunque a veces lo que se le apetecería es pasar la miga dándole unas chupaditas a un buen medio de vino.
Palomo se tiene camelado a un camarero de la Sociedad de Plateros , que a veces le deja tomarse en un taponcito de botella, unos centrímetros cúbicos de vino oro viejo mientras lo acompaña royendo unas rosquillas de pan.
Después es frecuente verlo volando en círculos hasta que llega a su palomar en el Parque de Colón , donde su mujer lo espera con las alas abiertas para darle dos bofetones, uno con cada alerón , para después dormir plácidamente hasta la consiguiente resaca de órdago y muy señor mío."


Palomo quiso llegar al olimpo de las mascotas donde habitan esos demenciales engendros como Cobi, Curro o Naranjito, presentandose a icono de la capitalidad cultural de Córdoba 2016.

Fué rechazado por estar demodé. Algún gurú del marketing dijo por ahí que los animales, como mascota de evento susceptible de convertirse en exitoso objeto de merchandising ya no funcionan.

Se escucharon por ahí voces que decían que lo ideal sería un flamenquín cordobés con una copa de vino y sombrero cordobés. Se vé que el opinante-opinador no es fan de South Park, ya que estaríamos ante la viva imagen del SEÑOR MOJÓN en la feria de Córdoba.

No hay comentarios: